El 22 de abril se celebra el Día Internacional de la Madre Tierra, una efeméride oficial proclamada por las Naciones Unidas en resolución A/RES/60/192, de 22 de diciembre de 2005.

¿Desde cuando se celebra?

El Día Internacional de la Madre Tierra se celebra oficialmente desde el año 2005 con el objetivo de concienciar a la humanidad sobre los problemas generados por la superpoblación, la contaminación, la conservación de la biodiversidad y otras preocupaciones ambientales.

Origen del Día de la Tierra

Realmente, el primer antecedente del Día de la Tierra se retrotrae a 1968 cuando el Servicio de Salud Pública de EEUU organizó el Simposio de Ecología Humana para que estudiantes de diversos lugares escucharan a científicos hablar sobre los efectos del deterioro ambiental en la salud humana.

Dos años después en 1970, el senador y activista ambiental Gaylord Nelson propone la creación de una agencia ambiental y se realiza una manifestación masiva a la que acuden más de dos mil universidades, decenas de miles de escuelas públicas y centenares de comunidades.

Esta presión social da sus resultados y el gobierno de los Estados Unidos creó la Agencia de Protección Ambiental y una serie de leyes destinadas a la protección del medio ambiente.

En 1972 se celebró la primera conferencia internacional sobre el medio ambiente. La Cumbre de la Tierra de Estocolmo, cuyo objetivo fue sensibilizar a los líderes mundiales sobre la magnitud de los problemas ambientales.

Lema 2024 del Día Internacional de la Madre Tierra

Cada año, se escoge un tema para celebrar el Día Internacional de la Madre Tierra. El lema para 2024 es «Planeta vs plásticos».

Es fundamental y urgente la necesidad de acabar con los plásticos por el bien de la salud humana y del planeta. Se exige una reducción del 60% de la producción de plásticos para 2040. Porque los respiramos, los comemos y nos producen enfermedades.

Progreso en objetivos de cambio climático en 2024

Mucho se habla sobre los Objetivos de Desarrollo Sostenible y el cambio climático, pero se hace necesario reflexionar sobre los progresos y avances en los objetivos de cambio climático, un camino que nos puede dirigir hacia la sostenibilidad global.

El cambio climático es una de las mayores amenazas que enfrenta la humanidad en el siglo XXI. A medida que los efectos devastadores del calentamiento global se hacen más evidentes, la necesidad de tomar medidas concretas y urgentes se vuelve cada vez más apremiante.

Sin embargo, en medio de los desafíos, también hay señales alentadoras de progreso en los esfuerzos por abordar el cambio climático. Te enumeramos los que consideramos más evidentes y en los que la humanidad tiene puestas todas sus esperanzas:

Compromisos Internacionales

En los últimos años, hemos sido testigos de un aumento significativo en los compromisos internacionales para combatir el cambio climático. El Acuerdo de París, alcanzado en 2015, marcó un hito crucial en este sentido al comprometer a casi todos los países del mundo a tomar medidas para limitar el aumento de la temperatura global por debajo de los 2°C, con esfuerzos para mantenerlo en 1.5°C respecto a los niveles preindustriales.

Avances en Energías Renovables

Una de las áreas donde se ha observado un progreso significativo es en el desarrollo y la adopción de energías renovables. La energía solar y la eólica, en particular, han experimentado un crecimiento explosivo en todo el mundo. Los avances tecnológicos han hecho que estas fuentes de energía sean más accesibles y económicas que nunca, lo que ha llevado a una expansión sin precedentes de la capacidad instalada de energía renovable en muchos países.

Además, cada vez más empresas y gobiernos están comprometidos con la transición hacia una economía baja en carbono. Grandes corporaciones han establecido objetivos de neutralidad de carbono, comprometiéndose a reducir o compensar completamente sus emisiones de carbono. Estas iniciativas no solo tienen un impacto directo en la reducción de las emisiones, sino que también envían una señal clara al mercado de que la sostenibilidad es una prioridad.

Innovación y Tecnología

La innovación tecnológica ha desempeñado un papel crucial en el progreso hacia los objetivos de cambio climático. Desde el desarrollo de baterías más eficientes hasta la creación de sistemas de captura y almacenamiento de carbono, los avances tecnológicos están abriendo nuevas oportunidades para reducir las emisiones y mitigar los impactos del cambio climático.

La digitalización y la inteligencia artificial también están siendo aprovechadas para mejorar la eficiencia energética, optimizar el uso de recursos y anticipar los impactos climáticos.

Hay razones para la esperanza

Es verdad que todavía enfrentamos importantes desafíos en nuestro camino hacia la sostenibilidad climática. La resistencia al cambio, los intereses económicos arraigados y la falta de coordinación internacional siguen siendo obstáculos importantes que debemos superar. Pero hay razones para el optimismo. Si podemos mantener nuestro impulso y trabajar juntos hacia un objetivo común, podemos construir un futuro más seguro y sostenible para las generaciones venideras.

 

Restaurar nuestra Tierra para mejorar la salud humana

La pandemia de coronavirus nos demostró sin lugar a dudas que la salud de la especie humana está íntimamente relacionada con la salud del planeta.

El maltrato de los humanos a la Tierra, la pérdida de biodiversidad, la deforestación, la producción agrícola y ganadera intensiva, son factores que pueden aumentar la transmisión de enfermedades infecciosas de animales a humanos.

De acuerdo con el PNUMA (Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente), cada cuatro meses surge una nueva enfermedad infecciosa en los humanos. Y de ellas, el 75% proviene de los animales. De ahí la relación tan estrecha entre salud humana, animal y ambiental.

Consentimiento de Cookies de acuerdo al RGPD con Real Cookie Banner